Foto de Salvador Di Stefano

Me gusta el campo

24Jul

Me gusta el campo

24/07/2022 - Marianela De Emilio

Construir valor y reducir exportaciones primarias



Entramos al segundo semestre del 2022, con una mirada compleja sobre la realidad global, atravesada por inflación y recesión, lo que agrava la realidad local, cuya macroeconomía no muestra un horizonte previsible para el corto y mediano plazo. Una muestra de madurez al enfrentar situaciones problemáticas, es desarrollar propuestas para darle solución, en lugar de girar en torno al problema en círculos que solo consigue profundizar la crisis. Veamos entonces alguna punta del ovillo que pueda agregar valor a un país que camina devaluado.

Algunos de los problemas a enfrentar por nuestro país agroexportador es el déficit de divisas en sus reservas, bajo agregado de valor en sus exportaciones e infraestructura productiva escaza y en malas condiciones para fortalecer sus diversos sistemas productivos. Uno de los sistemas productivos propuestos ampliamente para agregar valor en el agro es el porcino, considerando que la carne de cerdo es la más consumida en el mundo, más del 40% de la carne consumida es porcina, mientras 37% es aviar y 21,5% es bovina.   

Para evidenciar la falta de agregado de valor, veamos que Argentina es el tercer exportador mundial de maíz, después de Estados Unidos y Brasil, pero hay una gran diferencia entre estos tres países, mientras Estados Unidos exporta menos de 17% de su producción de maíz y Brasil 37%, Argentina exporta casi 75% del maíz que produce, significa que tanto Estados Unidos como Brasil consumen dentro de sus países la mayor parte del maíz que producen, mientras nosotros exportamos casi tres cuartos del maíz producido. Por otro lado, sin considerar el protagonismo de la Unión Europea, por tratarse de un conjunto de países, Estados Unidos y Brasil son el primer y tercer exportador mundial de carne porcina respectivamente, mientras Argentina no aparece en el ranking de los principales exportadores de cerdo.

Solo para conocer algún aspecto que muestre la competitividad del sector porcino local, comparado con nuestro competidor más próximo, Brasil, veamos la relación de precios a mediados de julio 2022 entre la carne porcina y el maíz, principal insumo para la alimentación de cerdos.

Ø  Argentina: Precio kilo vivo de capón = $250 – Fuente: Pormag.com

                    Precio kilo maíz = $27,92 – Fuente: Pizarra Rosario 22/07/2022

                    Relación Capón/maíz = 8,95

Ø  Brasil: Precio kilo vivo de capón = R$ 7,24 – Fuente: CEPEA-Brasil

            Precio kilo maíz = R$ 1,35 – Fuente: CEPEA-Brasil

            Relación Capón/maíz = 5,36

Vemos que la relación capón/maíz argentina es mayor a la brasilera, lo que significa que, vendiendo un kilo de capón, podemos comprar casi 9 kilo de maíz, mientras en Brasil por cada kilo de capón vendido, se puede comprar menos de 5,4 kilos de maíz. Este diferencial corresponde a un maíz local más barato, debido al efecto de retenciones del 12%, que hace que el maíz en Brasil cotice a un precio equivalente de U$S 245/TN versus U$S 218/TN de maíz en Argentina. Esto significa una ventaja competitiva para los productores porcinos locales, sin embargo ¿porque somos exportadores de maíz a Brasil e importadores de carne de cerdo desde Brasil? Antes de responder a esa pregunta, veamos nuestras exportaciones de maíz y carne de cerdo los últimos trece años.


Fuente: Elaboración propia en base a datos de MINIAGRI

Mientras las exportaciones de maíz avanzan hacia 40 millones de toneladas anuales, las de carne porcina, si bien han ido en aumento, apenas alcanzan 30 mil toneladas anuales hasta el 2021. Para visualizarlo más claramente, vemos en el siguiente gráfico de barras el volumen de maíz y carne porcina exportado en 2021, sin modificar la escala de carne porcina, vemos que es dramáticamente inferior el volumen de carne porcina exportado respecto al altísimo volumen de grano de maíz.



Si consideramos que cada kilo de carne porcina equivale a tres kilos de maíz, por la conversión de granos a carne de este animal, puede decirse que los 40 millones de toneladas de maíz podrían convertirse en 13,3 millones de toneladas de carne porcina. Si consideramos que gran proporción del maíz que se exporta recorre más de 200 kms para llegar al puerto, y que estos 40 millones de toneladas representan el recorrido de más de un millón trecientos mil camiones de maíz, no es necesario dar detalles del costo que esto supone en rotura de rutas, costo de combustible, etc., y de los beneficios que traería reducir ese volumen de maíz, y aumentarlo en camiones de carne porcina.

Saliendo de la relación de toneladas, pasemos a las divisas, que, como se comentó al inicio de este informe, es uno de los problemas más graves que atraviesa nuestro país. En el gráfico vemos la evolución de ingreso de divisas por exportaciones de maíz y de carne de cerdo, desde 2008 hasta 2021. Vemos que se ha incrementado el ingreso de divisas tanto de maíz como de carne de cerdo, aunque la relación entre ambos productos es muy dispar, mientras en 2021 ingresaron más de U$S 9.000 por exportaciones de maíz como grano, solo ingresaron U$S 54,6 millones por exportaciones de carne de cerdo, es decir que, por cada Dólar de exportación de carne de cerdo que ingresa, hay U$S 166 que ingresan por exportaciones de maíz. Solo por comparar lo ocurrido con el precio promedio de la tonelada de maíz y carne de cerdo exportado en 2021, diremos que mientras un camión de maíz de exportación que transporta 30 toneladas de cereal, equivale a un ingreso de divisas de U$S 6780, un camión que transporta hasta 20 toneladas de carne de cerdo equivale a U$S 36.220, es decir más de cinco veces el ingreso de divisas que permite un camión de cerdos, respecto al de maíz.


Fuente: Elaboración propia en base a datos de MINIAGRI


Fuente: Elaboración propia en base a datos de MINIAGRI

Luego de este repaso, volvamos a la pregunta respecto a nuestra relación comercial con Brasil, poniendo como ejemplo los datos del 2021, cuando Argentina exportó en 2021 1,5 millones de toneladas de maíz a Brasil, mientras este país fue el origen del mayor volumen de nuestras importaciones de carne de cerdo. La realidad productiva de Brasil, con establecimientos de gran escala, a pesar de, circunstancialmente tener un precio del maíz menos competitivo que en Argentina, tienen menor costo productivo de carne de cerdo, y una escala que permite mejores precios de exportación. Hay otros aspectos, como por ejemplo exigencias sanitarias, mayores para nuestras empresas, que las solicitadas para carne importada, que debieran revisarse y modificarse, para evitar perjudicar nuestro mercado interno, y elevar nuestra competitividad exportadora. Por último, las exportaciones que se liquidan a un tipo de cambio oficial, y los costos internos que se valúan a tipos de cambio alternativos, cuya brecha cambiaria supera el 100%, genera una distorsión tal, que retrasa o al menos frena todo intento por ganar mercado exportador.

Por último, es de celebrar el lanzamiento de líneas de créditos que apunten a tecnificar y ganar eficiencia en el sector porcino, así como todo esfuerzo por fomentar exportaciones de carne porcina, a través del desarrollo de políticas públicas que reduzcan las ineficiencias macroeconómicas que frenan al sector.

Conclusiones: Conociendo que una tonelada de carne de cerdo equivale a tres toneladas de maíz desde lo productivo, pero que una tonelada de carne de cerdo equivale a 8 toneladas de maíz desde el ingreso de divisas que representa en las exportaciones, conociendo el volumen transportado por las rutas argentinas de maíz versus el de carne de cerdo, para su exportación, y la relevancia de potenciar el agregado de valor para elevar el ingreso de divisas y mermar el costo de transportar granos a los puertos, es fundamental identificar los aspectos más relevantes que frenan el desarrollo de sistemas productivos como el porcino, para fomentar procesos que tiendan a ganar escala, eficiencia y competitividad. Se destacan iniciativas que promueven, desde organismos públicos, la producción porcina, pero aún se necesita evidenciar y resolver el problema de base que trae a nuestro país con un nivel de desarrollo tan dispar en sus exportaciones agropecuarias.

Marianela De Emilio

Ing. Agr. Msc. Agronegocios

@DeEmilioMarian

INTA Las Rosas

HACENOS TU CONSULTA

No es solo análisis, es una visión
de cómo hacer las cosas

CONTACTANOS